Dormitorios de bebés

Dormitorios de bebés

La decoración de un dormitorio de bebé es algo diferente a las que veíamos anteriormente. En este caso no debemos mirar tanto la estética de los elementos sino la funcionalidad de éstos, que es lo que va a hacer que el día a día con el bebé sea sencillo.

Esto por supuesto no quiere decir que nos olvidemos de la estética de la habitación, pero sí que debemos prestar muchas más atención a escoger muebles y accesorios que nos hagan la vida más fácil y que nos permitan tener un perfecto almacenamiento.

Para ayudarte con la decoración del dormitorio de tu bebé, en el siguiente artículo hemos preparado una guía con las pautas más importantes a seguir, para ayudarte a lograr esa habitación funcional y bonita que necesitas.

Por supuesto el primer consejo es preparar todo esto con tiempo. Lo ideal es que desde el momento que sepáis que el pequeño está en camino os pongáis con el interior de su habitación, ya que puede que los últimos meses de embarazo te sientas muy cansada y tengas ya ganas de tenerlo todo terminado.

Si en las habitaciones normales el descanso es esencial, imagina en un dormitorio de bebé. Por ello debemos cuidar mucho uno de los factores más importantes que influyen en el descanso y en la tranquilidad: los colores.

Con esto en mente, debes ser capaz de crear un ambiente no demasiado pesado, y para ello lo ideal son los colores pastel. Estos tonos son lo suficientemente dulces para ser agradables incluso para nosotros los adultos. Y es que piensa que vas a pasar muchas horas de los primeros meses en esa habitación con tu pequeño.

Seguro que pensando en colores te vienen a la cabeza los clásicos azules y rosas de toda la vida, pero hay otros colores que en sus tonos más pastel pueden serte muy útiles igualmente. Colores como verde pastel o amarillo suave pueden ser excelentes alternativas muy sutiles.

Para los muebles del bebé, lo ideal es que sean funcionales, fáciles de abrir y que dispongan de espacio. Con esto no queremos decir que llenes la habitación con muebles enormes, sino que busquéis elementos que aprovechen al máximo el espacio y en el que puedas guardar muchas cosas en muy poco espacio.

En cuanto a elementos, lo esencial que necesitarás será una cuna evolutiva, un armario para guardar su ropita, una cómoda para guardar en ella también las cosas que más utilices y un cambiador. Estudia el mercado porque hay muchas cómodas con cambiador que pueden venirte fenomenal.

¿Accesorios decorativos? Pues tampoco hace falta que llenes la habitación de ellos. Muchos de los objetos del uso diario del bebé pueden servirte, porque existen en el mercado diseños increíbles en este tipo de productos.

Para las paredes puede optar por vinilos decorativos con motivos infantiles (éstos también pueden servirte para adornar los muebles de la habitación). Para las cortinas, telas suaves que dejen pasar la luz como el algodón o la seda. Para la cuna puedes elegir una ropa de cama colorida y acompañarla con preciosos cojines, aunque éstos deben estar fuera de la cuna cuando el bebé esté durmiendo en ella.

Artículos relacionados
Ideas prácticas para la decoración de dormitorios. Guía de consejos para decorar una habitación.